Al nevado Cayambe

January 11, 2010

El uno de enero del 2010, en lo primero que pensé fue, que tal si utilizo la moto de mi hermano y voy a conocer esa majestuosa e imponente montaña, que todo los días me inquieta.
Me vestí con ropa abrigada, cargue una botella con agua y panela y emprendí mi travesía hacia el nevado Cayambe
Ya en el camino hice mi primera parada para contemplar la imponente presencia de este coloso de los andes ecuatorianos y pude obtener mi primera foto.

Foto nevado cayambe
Mientras seguía por aquel camino por el que nunca antes había pasado, pensaba en cuanta resistencia y temple deben tener los hieleros del Cayambe que son capaces de cargar hasta 141 libras de hielo y bajar caminando hasta llegar al parque centrar de la ciudad.
Pues bien, mientras por mi cabeza pasaba pensamientos acerca de estos campeones del hielo llegue hasta una zona donde sobrevolaban un par de aves de gran tamaño. En mi interior me preguntaba ¿creo que es?, si, ¡si es! fui recibido por el ave mas grande y símbolo de los andes ecuatorianos, el CONDOR. No lo podía creer, tuve que frenar a raya, deje a un lado la moto y me senté a observar y tratar de obtener un recuerdo de tan memorable momento, lastimosamente mi  experiencia con las cámaras no fue suficiente para poder obtener una foto buena, pero si pude guardar en mi mente esas imágenes que nunca pondré olvidar.

Cóndor en el nevado Cayambe

Después de que tanta emoción que invadía mi ser pasara, seguí mi camino y en menos de diez minutos llegue al tan reconocido lugar mencionado por turistas, el Refugio del Cayambe. Y sin más ni más, llegue al Cayambe. Pero, ¿y la nieve?, ¿Qué pasó con la nieve?
Gracias al tan mencionado calentamiento global y mas por que éramos nosotros la especia humana quienes lo habíamos provocado, la nieve simplemente no estaba, había que caminar por lo menos un par de horas por senderos un tanto peligrosos para personas que no tienen mucha experiencia en esto de las montañas, lógicamente que una de esa personas era yo. Pues bien ¡toco caminar!

Rocas y pendientes

Sendero hasta la nieve

Después de un poco de desgaste físico, más por falta de experiencia que por lo difícil de camino, por fin había llegado a ese lugar que tanto anhelaba. ¡La nieve!, por fin pude conocerla. Disfrute un mucho del lugar, hice un montón de fotos,

Nevado Cayambe

Graciares y rocas

Cima del nevado

Cima del nevado

camine por sobre las rocas y el hielo, descanse mucho pues el camino hasta llegar a tan hermoso lugar y la altura me desgastaron mucho.
Finalmente después de contemplar tan hermoso lugar y con mucho desgano, la hora de volver había llegado, regrese nuevamente al refugio en donde ya se encontraba muchísima gente que quería hacer lo mismo que yo, conocer la nieve. Muchos preguntan si el lugar estaba lejos y para no provocarles desánimos y pensando que esas personas estaba en mejores condiciones que yo, les dije que estaba cerca que no perdieran el animo, sin embargo, como yo ya había regresado de las faldas mismo del Cayambe sin contratiempos, me sentí en la necesidad  de prevenir a las personas de tener cuidado pues el camino no era tan fácil que digamos pero que tampoco era cosa de profesionales. Entre conversaciones, nuevos amigos y mas fotos y fotos de ese espectacular paisaje, mi día había terminado y mi regreso a la ciudad  no podía esperar.
En conclusión, este pequeño paseo a la naturaleza me hizo meditar en lo insignificantes que somos frente a estas montañas, sin embargo, pensé en el respeto que debemos tener con la naturaleza.
Además quiero recomendar a las personas que no conocen esta montaña que lo hagan y que disfruten de esos hermosos parajes que tenemos no solo en Cayambe sino por todo mi lindo Ecuador. Hasta una próxima aventura.

Deja tus comentarios.
Luis Catucuamba
luiscatu10025@yahoo.com
Cayambe- Ecuador
Algunas fotos mas.

Entrada a la z

Con mi transporte

En la roca frente al glaciar

Graciares